Un EGB sin patio en el colegio…

Hacia el año 1987 mis padres me cambiaron de colegio a mejor, tanto en calidad de enseñanza como en localización. Este colegio estaba pegado al Parque de la Gïneueta, y no tenia patio de colegio sino que el mismo parque lo era.

Recuerdo como un privilegio especial esas salidas en fila cada hora de patio hacia el parque donde nos daban una libertad de actuación muy buena pero delicada para un preadolescente, vivías la calle durante media hora a tu aire.

El parque lógicamente no solo era para nosotros, lo compartíamos sobretodo con gente mayor, mamas con niños pequeños y toxicómanos del barrio o marginados de otros lugares por muchas de las obras Olímpicas, que encontraron en el parque un gran refugio, siempre cuento que más de una vez teníamos que revisar el suelo antes de empezar a jugar con la pelota ya que había mucho peligro en tema agujas.

La vida me daba más enseñanzas y me iba curtiendo para las diferentes situaciones que van apareciendo en en la ciudad y en la vida en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *